Fisiopatología de la diabetes

Las enfermedades son el temor de muchas personas, sobre todo de aquellas que de forma directa o indirecta han entrado en contacto con algún tipo de enfermedad en específico. Algunas son más graves que otras, pero lo cierto es que estas pueden causarnos el pasar un rato muy desagradable.

Dependerá también de las características del paciente, atendiendo a aspectos como su nivel de salud, su alimentación y su misma historia médica. Es una situación relativamente delicada según sea el caso, algo que también implica ciertas condiciones dentro de las cuales podemos hablar de la fisiopatología.

¿Qué es la fisiopatología?

Durante el padecimiento de una enfermedad, nuestro cuerpo suele experimentar algunos cambios.

La fisiopatología comprende el estudio de las reacciones que el cuerpo humano o animal suele presentar en respuesta al padecimiento de dicha enfermedad, así que en este artículo os hablaremos precisamente sobre la fisiopatología de la diabetes, en aras de proveer información sobre las principales reacciones que el cuerpo suele presentar durante el padecimiento de esta enfermedad.

La fisiopatología de la diabetes

Primeramente, hacer una presentación de la fisiopatología de la diabetes hace necesario hacer referencia a la clasificación clásica de los tipos de diabetes. Para eso contamos con dos tipos:

  • Diabetes tipo 1
  • Diabetes tipo 2
  • Diabetes tipo MODY

Cabe destacar que existen otros tipos, sin embargo, estas son las más frecuentes en los pacientes.

Fisiopatología de la diabetes tipo 1

Esta también recibe el nombre de diabetes insulinodependiente y suele aparecer en la misma infancia.

Esta enfermedad está clasificada como crónica e inflamatoria y su causa principal se debe a la destrucción de las células β, ubicadas en los islotes de Langerhans del páncreas. La función de estas células es secretar insulina, las cuales actúan en respuesta al incremento de la glucemia en el organismo.

El avance de la pérdida de esta hormona puede llegar a un punto de ausencia total, haciendo del paciente una estructura muy frágil ante los alimentos que puedan perjudicar a un diabético.

La hiperglicemia es una de las principales consecuencias en este tipo de diabetes. No obstante, esto puede variar según sea el caso, algo que también dependerá de la sensibilidad que el paciente presente a la insulina. Existen casos en los cuales la obesidad no se presenta sino hasta después de los tratamientos, mientras que en algunos casos, ocurre totalmente lo opuesto, padeciendo de obesidad antes de ser llevados a tratamiento.

Fisiopatología de la diabetes tipo 2

A pesar de gozar de estabilidad metabólica, estos pacientes pueden estar propensos a padecer de hipermolar nociotóxico, acompañado de cetoacidosis.

Por un buen lado, los pacientes no necesitan de la insulina para sobrevivir ante la enfermedad y a pesar de eso, los niveles de insulina, al no ser suficientes  en el cuerpo de la persona, esta puede llegar a la padecer de insulinorresistencia o hiperglicemia.

Los pacientes con diabetes tipo dos suelen ser personas obesas, presentando, durante la enfermedad, aumento en la grasas abdominal, el cual puede ser intravisceral o intraabdominal. Gran parte de los casos pueden llegar a presentar evolución sub-clínica.

Esta es la fisiopatología de la diabetes tanto tipo 1 como la tipo 2, siendo importante resaltar que existen otros tipos de diabetes, como lo es el caso de la diabetes gestacional.

Esta se produce durante el embarazo y puede comprometer la vida del feto de forma grave. Entre tanto, existen otros tipos que a pesar de no ser tan frecuentes, no dejan de ser igual de peligrosos que estos que acabamos de comentar, así que es importante llevar un control diagnóstico de las reacciones que nuestro cuerpo esté presentando en un determinado momento, lo cual es posible examinar de la forma más pertinente a través de exámenes.